Desmitificación de la ayuda sobre hipotecas durante la pandemia del COVID-19

Mito: Debería esperar hasta que tenga un pago atrasado de la hipoteca, cuando experimente una dificultad financiera relacionada con el COVID-19, antes de contactar a mi administrador de hipotecas.
Realidad: Si está experimentando dificultades financieras debido al COVID-19, no deje que pase más tiempo. Comuníquese con su administrador de hipotecas (la compañía que recibe los pagos hipotecarios) hoy mismo para obtener más información sobre las opciones de asistencia hipotecaria temporal que tiene a su disposición. Puede analizar opciones que le permitan pausar o reducir sus pagos, de modo que tenga tiempo para recuperar su estabilidad financiera. Comience a buscar opciones de ayuda mientras sigue realizando sus pagos hipotecarios para que pueda evitar impactos negativos como informes de crédito morosos o cargos por demora. Visite nuestra página Here to Help para encontrar recursos e información sobre las opciones de aplazamiento de pagos.

Mito: Los planes de aplazamiento de pagos ya no se ofrecen ahora que los Estados están empezando a reabrir.
Realidad: Una vez que experimente una dificultad económica, comuníquese con su administrador de hipotecas para discutir y analizar un plan de aplazamiento de pagos. Si presenta una dificultad financiera relacionada con el COVID-19, es posible que sea elegible para acceder a un aplazamiento de pagos en virtud de la Ley federal de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (Ley CARES). El paso más importante es comunicarse con su administrador de hipotecas tan pronto como comiencen a surgir las dificultades económicas para discutir y analizar la mejor opción según su situación financiera.

Mito: Establecer un plan de aplazamiento de pagos con mi administrador de hipotecas será un proceso largo y complicado.
Realidad: El proceso del plan de aplazamiento de pagos implica la ejecución de cuatro sencillos pasos. Sin embargo, millones de personas están solicitando ayuda financiera para sus hipotecas en este momento, por lo que es posible que los centros de contacto de las compañías de administración de hipotecas tengan tiempos de espera más prolongados de lo normal. En algunos casos, puede solicitar asistencia en línea. Obtenga más información acerca del proceso de aplazamiento de pagos aquí.

Mito: Debo presentar documentación detallada para demostrar que el COVID-19 afectó mis finanzas.
Realidad: Si su hipoteca está cubierta por la Ley CARES, no es necesario que proporcione documentación detallada para demostrar que el COVID-19 afectó sus circunstancias financieras. Antes de comunicarse con su administrador de hipotecas, consulte el sitio web de la compañía para ver la información disponible sobre los planes de aplazamiento de pagos y si puede aplicar en línea. Antes de hablar con un representante, tenga a su alcance su número de cuenta y esté preparado para hacer preguntas sobre sus opciones de asistencia de pago hipotecario, incluida la posibilidad de obtener un plan de aplazamiento de pagos.

Mito: Hay un apoyo mínimo para ayudarme a determinar si un plan de aplazamiento de pagos es la opción más correcta para mi situación.
Realidad: Si tiene un préstamo garantizado por Fannie Mae, considere hablar con un asesor de vivienda de nuestra Disaster Response Network de Fannie Mae para evaluar su situación financiera. Obtenga más información sobre su elegibilidad para recibir asistencia gratuita a través de nuestra herramienta de búsqueda de préstamos de Fannie Mae.

Mito: Tendré que pagar todos los montos atrasados de una sola vez cuando termine el plan de aplazamiento de pagos.
Realidad: Un plan de aplazamiento de pagos hipotecarios no reduce ni condona el monto adeudado. Tendrá que realizar acuerdos de pago para volver a estar al día con todos los montos no pagados una vez que finalice el plan de aplazamiento de pagos. Sin embargo, no es necesario que pague los montos atrasados en su totalidad de una sola vez, a menos que pueda permitirse el lujo de hacerlo. Si puede hacerlo, esto restablecerá su préstamo y podrá volver a realizar pagos mensuales regulares. También puede considerar hablar con su administrador de hipotecas para pagar una parte de los montos atrasados, además de los pagos mensuales regulares de la hipoteca dentro de un período determinado, hasta que todos los montos no pagados estén al día y totalmente reembolsados (también conocido como plan de pagos). Otra opción es el aplazamiento de pagos producto del COVID-19 de Fannie Mae, en el que los montos atrasados se agregan al final del préstamo como un saldo que no produce intereses. Con el aplazamiento de pagos producto del COVID-19, el monto aplazado vence en la última fecha de pago de la hipoteca (o antes cuando se venda la vivienda, o bien se refinancie o se pague el préstamo). Si estas no son soluciones de pago viables, manténgase en contacto con su administrador de hipotecas para analizar la modificación de los términos de su hipoteca a fin de brindarle asistencia con el pago del monto total adeudado. Obtenga más información acerca de las opciones de alivio ante el COVID-19 aquí.

Mito: Un plan de aplazamiento de pagos afectará negativamente mi puntaje de crédito.
Realidad: Si su préstamo está cubierto en virtud de la Ley CARES, la compañía de administración de hipotecas debe reportar su préstamo como vigente y al día a las compañías que reportan su historial de crédito si usted estaba al día con sus pagos hipotecarios antes de recibir un aplazamiento de pagos u otro acuerdo de pago relacionado con el COVID-19, siempre y cuando no haya aceptado ningún plan de aplazamiento de pagos ni efectuado otros pagos (o ninguno) de un acuerdo relacionado con el COVID-19 según los requisitos de su plan. Asegúrese de supervisar su historial de crédito para detectar y corregir cualquier información inexacta.

Mito: Si acepto un plan de aplazamiento de pagos, no seré elegible para refinanciar ni obtener un nuevo préstamo hipotecario.
Realidad: Es posible que sea elegible para un refinanciamiento o un nuevo préstamo hipotecario si accede a un aplazamiento de pagos, siempre que haya continuado pagando de forma puntual. También puede ser elegible para un refinanciamiento o un nuevo préstamo hipotecario si accedió anteriormente a un aplazamiento de pagos, pero está al día con los pagos atrasados a través de una restitución de pagos o ha realizado tres pagos puntuales, ya sea en función de un plan de pagos o después de un pago diferido, o bien completó los pagos de un plan de período de prueba asociados a una modificación. Comuníquese con su prestamista hipotecario para analizar sus opciones, ya que es posible que se apliquen otros requisitos de elegibilidad.

Mito: Si me comunico con mi administrador de hipotecas y le pregunto por un plan de aplazamiento de pagos, ellos me pondrán automáticamente en ese plan.
Realidad: Si se comunica proactivamente con su administrador de hipotecas por un plan de aplazamiento de pagos, el administrador de hipotecas le proporcionará la orientación que le ayudará a determinar sus opciones. Si solicita un aplazamiento o reducción de pagos por un tiempo determinado y es elegible, su administrador de hipotecas le comunicará los próximos pasos a seguir y le proporcionará un acuerdo que resuma los términos del plan de aplazamiento de pagos.

Mito: Si me colocan involuntariamente en un plan de aplazamiento de pagos y prefiero no estar en uno, tengo que permanecer en ese plan mientras dure el período de aplazamiento o reducción de pagos.
Realidad: Si lo ponen en un plan de aplazamiento de pagos, pero no lo solicitó, debe comunicarse con su administrador de hipotecas de inmediato. No tiene que aceptar un plan de aplazamiento de pagos que no solicitó. Si está experimentando una dificultad económica y necesita ayuda, el administrador de hipotecas debe analizar y discutir sus opciones.